Strategic Consulting that will Change your Business.

¿Cuándo competir con precio?

¿Precios bajos? No siempre.

La respuesta es directa: sólo conviene competir con precio cuando estemos seguros que existe una elasticidad a la demanda tal que el hecho de reducir el precio nos pueda aumentar la demanda primaria. Si no es así, la situación se convierte en una acción de corto plazo contraproducente porque sólo lograremos quitarle algunos clientes a la competencia, lo que será pasajero porque cuando la competencia responda con la misma decisión perderemos esos clientes y quedaremos con un menor ingreso.
Así, antes de reducir o incrementar precios resultaría muy útil tener registros históricos bien trabajados que nos den la certeza de la sensibilidad de nuestras ventas a las variaciones de precio y su impacto en utilidades en el mediano y largo plazo. Invertir en estudiar esta correlación no sólo no ayudará en las épocas recesivas, sino también en situaciones normales cuyo análisis del fenómeno nos permita incrementar el precio.

No Responses

Leave a Reply




Top